05 de septiembre de 2011
Escrito por Halachvz @ 17:24
Comentarios (3)  | Enviar

Te observo sentada

con tu mirada azul

hermosa

callada

siguiendo mis pasos

en la distancia.

 

No quiero pensar

que te marchas

de mi lado solamente

de mi corazón ¡nunca!

 

Extrañaré tu paso por la casa

tus sonrisas

tus sonidos

tu calor.

 

El llanto del domingo

me comerá el corazón.

 

Que increíble

puede parecer

que me llene el alma

toda el alma

una Gotita de amor…


Comentarios
Escrito por Marquelo
05 de septiembre de 2011 | 21:21

Ummm Mina, tendrás que explicarme a que te refieres... no lo pillo

Es que ahora q he leído tu poema,  son casi las dos de la mañana y estoy embrutecido de horas muertas.

Escrito por Lector
06 de septiembre de 2011 | 16:41

Habla sobre su perrita Marquelo. Ma imagino lo que debe doler separarse de ella. Pero me alegra al menos el hecho creativo. La poesía acaba siendo un arma con la que disparar a los fantasmas de la angustia. Escribimos nuestra historia para hacer vigente la memoria, y darle en ella un lugar donde sea posible conservar las emociones.

Que bueno que puedas amar tanto. Es señal de que tenés un corazón noble.

Escrito por Halachvz
06 de septiembre de 2011 | 17:14

Sebastián ha utilizado las palabras precisas Marquelo. No quise decir que era una cachorra que voy a regalar, porque en el tiempo convivido se volvió la luz de mis mañanas cuando, mientras preparaba desayuno, ella me observaba a la distancia con su cara melancólica y sus ojitos azules, me hizo reir con sus juegos y sus ladridos, me ilumino las mañanas con sus carreras por la casa, por desaparecer mis zapatos, por lamer mis manos, mis pies y mi cara de agradecimiento. Se llama Gotita de amor y en su corto paso por mi vida, me ha llenado de amor el alma, no puedo quererla menos, es imposible, me robó el corazón. Gracias por los comentarios y por leerme. Besos a los dos