02 de agosto de 2011
Escrito por Halachvz @ 16:32  | Poes?a melanc?lica
Comentarios (4)  | Enviar

Mis ojos reclaman su estado natural,

se? resisten ?a sentir los efectos del dolor

de guardar restos del llanto en sus perfiles

escarchando las pesta?as con fr?o y sal.

?

No quieren acompa?ar el alma cuarteada

que en los ajustes de su estructura

del? peso de los a?os

de los acordes disonantes

de los naufragios eludibles

muestra? grietas que la atraviesan

sin pedirle permiso.

?

Y de cuando en cuando

Va tocando puntos sensibles

que hasta los propios cimientos

se vuelven a acomodar.

?

Requiere de apuntalarse

con elementos flexibles,

en el interior acero

carne, m?sculos y un buen coraz?n

que den paso al equilibrio.

?

No me cortes las alas

No me pierdas el paso

No me digas m?s nada

Que no entiendo mi llanto.

Es solo que mi alma est? rota

y? la lluvia no para

?ha olvidado que todo tiene un final.


Comentarios
Escrito por Sebazubia
02 de agosto de 2011 | 17:34

Cargamos con algo en nuestro interior. Con estructuras rígidas, el modus operandi de la supervivencia. Luego llega el amor y lo pone todo patas para arriba. En sus aciertos y sus desaciertos. Uno debe bajar la guardia para recibir las caricias suaves y las ásperezas. A veces el llanto tiene que ver con el miedo que tenemos a los golpes fuertes.

Escrito por Halachvz
03 de agosto de 2011 | 23:06

 

Nuestro cuerpo esta formado por estructuras rígidas (huesos) y flexibles (músculos, piel). Es necesario que acostumbremos al alma a permitirse la flexibilidad o la rigidez, si solo promovemos una de las dos nos sucedería lo que sucede a cualquier edificio (o estructura) sería resistente solamente a la compresión o a la tensión. si los edificios siguen de pie después de un sismo, es porque sus materiales resisten a ambas fuerzas (compresión y tensión). Tenemos que aprender cuando hemos de ser rígidos y cuando flexibles, nadie nace sabiendo esto.

Escrito por AnaCardinali
07 de agosto de 2011 | 20:03

Oh! los altibajos de la vida...siento que he vivido ese estado que describís en el poema y por ello me es fácil leerme en tus versos. Y muchas veces he ansiado la lluvia, pero es cierto que uno tiene que prepararse para que no deje de llover. Lo bueno de los quiebres es que aprenden a sanar (los reales y los metafóricos también). Espero que haya pasado esa tormenta.

Fijate creo que es en la tercera estrofa, "atraviesan" es con s. El resto está perfecto, un poema muy logrado Halita. :)

Besitos!

Escrito por Halachvz
08 de agosto de 2011 | 1:55

Adita, muchas gracias por pasar y dejar tu comentario y la corrección. Como verás, quedó todo arreglado.

En las estructuras, con el paso del tiempo, por el peso que cargan a lo largo de su vida útil, o por los acomodamientos del suelo, se hacen necesarios ajustes en sus elementos, saliendo algunas grietas que son normales, pero que nos causan cierto temor cuando no sabemos porque se produjeron y qué tan graves pueden ser. Eso mismo sucede a veces en nuestra vida, vienen ajustes y salen algunas lágrimas, pero siempre son un camino que tenemos que recorrer para seguir avanzando.

Un beso enorme y gracias por estar aqui. :)