31 de julio de 2011
"No quiero que me repitan que los muertos no pierden la sangre" F.G.Lorca

I

Desenterramos nuestras voces,
las palabras fulguran v?rgenes
en el lugar de la saliva.

Buscamos el beso
como un faro que estira sus labios
hacia la frontera de las sombras;

insistencia adormecida de querernos
con la desesperaci?n de los nombres,
con el amor vol?til que cabalga los tobillos
y se desvanece, amorfo,
entre los fantasmas de la niebla.

II

Llegas tarde a trav?s de los sonidos.
El mundo que cae en mi coraz?n es apenas un trazo,
un verso que desciende por la costilla como un ni?o herido.

Respiro el n?ctar de tus huellas
en la inestable longitud de la noche,
tu recuerdo me extingue,
me desenlaza del pu?o.
Ya anticipo el filo de la luz
sumergida en el cuchillo.

III

De repente: la vida,
la man?a del cuerpo
en un d?a que se termina
antes que uno mismo,

el silencio que te devora
la columna como un pabilo
que concluye su oficio,

sabes que tu existencia
es un objeto roto e invisible,
has padecido esta ruina.

Basta un latido fuera de la piel
para renovar tu invern?culo
sobre la costumbre de la herida.

?

Dejo mi aporte con este poema que debe ser
uno de los pocos m?os que me gustan completos je.
Saludos! :)

Tags: conversiones, noche

Comentarios
Escrito por Sebazubia
01 de agosto de 2011 | 0:06

Hay en esta poesía mucho que señalar. Hay muchas frases que me han llenado los ojos, me he asombrado de tu creatividad. Pienso en ese beso como un faro estirando sus labios para alcanzarnos, ese mundo que es apenas un trazo, el verso como un niño herido, la noche que termina antes que nosotros. Tres maneras de explorar el amor y la noche, la noche y la soledad. Me has impresionado con tu forma de versar Ani.

 

Escrito por Halachvz
01 de agosto de 2011 | 0:26

Me ha gustado mucho tu poema Adita, más que entenderlo he querido sumergirme en él, sentirlo y compartirte la experiencia.

Me gustaron muchas de las frases utilizadas, la del beso como un faro, la del verso que cae, el silencio que devora. Pareciera sencillo pero hemos de sentir para poder decir las cosas de tal modo.

Me queda la impresión de tres etapas:

-Un inicio, palabras dichas desde hace muchos siglos que se hacen vírgenes al salir por primera vez de nuestros labios.

-Un encuentro a destiempo, un baile a contra ritmo, heridas escritas sobre la piel o en el corazón.

-El final de la noche, el fin de un ciclo, tiempo de renovación.

Qué bien que estás aquí, para compartiros y multiplicarnos, en esta hermosa caja de  palabras.

Un abrazo con mi cariño